viernes, 30 de septiembre de 2016

¡Cómo mola China!

Me están pasando cosas alucinantes en este increíble país. Cada día que pasa es diferente, nunca sé dónde voy a terminar durmiendo, ni siquiera sé qué ciudades visitaré, tengo una sensación de libertad absoluta y simplemente me dejo llevar por los acontecimientos, y siempre me sorprende algún paisaje nuevo o alguna historia extravagante como la que me ocurrió ayer. Pero lo contaré por orden cronológico.

Me levanté a las 10, y hasta las 11 no empecé a rodar. Salí de Urumqi por la nacional, esquivando camiones, aguantando el humo y la suciedad que hay siempre a las afueras de las grandes ciudades. Había pasado mala noche, cené en un puesto callejero una especie de pizzas, muy ricas, pero me sentaron fatal y estuve vomitando en el baño del hotel, hasta las 04:00 no me pude dormir.

Así que todo me hacía pensar que iba a ser un día duro, de pocos kilometros y sin ganas de pedalear. Pues todo lo contrario, a los 50km de Urumqi la nacional estaba cortada, y la única posibilidad era ir por la autopista, mi querida G30, cosa que agradecí. El viento me soplaba a favor y empecé a hacer muchos kilometros a más de 30km/h. Además tras subir una pequeña  colina empezó un laargo descenso con viento a favor. Terminé acampando muy cerca de Turpan a unos 180km de Urumqi. Impresionante.

Y a partir de ahí empezaba el desierto, mucho calor por el día, y fresquito por la noche, pero de momento nada exagerado, se lleva bien. Eso sí, estoy bebiendo más agua de lo habitual, entre 4 y 5 litros diarios, siempre tengo la precaución de llevar mínimo 3 litros de agua de reserva en el carrito, más los bidones.

De todas formas al ir siempre por carretera no hay mayor problema, ya que como mucho cada 100-120 km me encuentro con alguna gasolinera donde comprar víveres. Lo que asusta realmente es mirar a los lados, y ver la infinidad del desierto, y pensar en adentrarse en él, por algún caminito que no es otra cosa que las marcas de las ruedas de algún todoterreno, eso sí acojonaría.

Otra cosa a tener en cuenta son los desniveles, desde Polonia no subía un puerto, y aquí no es que sean puertos, pero la carretera te lleva por zonas que pasas de 500m de altitud a 2000m, con pendientes bajísimas casi no te das cuenta de que estás subiendo, pero al final del día las piernas lo notan.

Y así, en solo 4 días, con mucho viento, en todas direcciones, aveces a favor, otras de costado, otras en contra, llegué a Kumul, según mi mapa, Hami le llaman aquí. Bonita ciudad, un oasis en mitad del desierto, con muchísima seguridad, mucha policía en cada esquina. He aprovechado para cambiar la cubierta trasera, ningún pinchazo en 7500km y en los últimos 200km sufrí 2. Debido a que la cubierta estaba super desgastada, y empezarón a salir unos clavos que lleva dentro que pinchaban las cámaras.

El hotel un sueño, un 4 estrellas, a pesar de eso tuve que regatear el precio, cosa que me extrañó, me dijeron uno muy alto, y cuando me estaba yendo del mostrador para buscar otro hotel, me dijeron que podían bajarlo jeje. Cosas chinas. Al final 24€, con desayuno buffet.

El desayuno espectacular, una sala gigante llena de chinos a rebosar, yo era el único guiri. Y la experiencia ha sido impresionante, solamente el verles comer a toda velocidad con los palillos, o como se comen una sopa con carne a las 8 de la mañana.
Yo me he inflado a arroz, a huevos, tomates, pan. En fin muy rico, casi salgo de allí rodando de todo lo que he comido.

Y otra vez a la G30, al desierto, no os podéis imaginar la alegría que da ir por el desierto y encontrar un puesto de melones y sandías, suelen costar entorno a 1€ la pieza. Voy alternando entre melón y sandía en cada puesto, están riquísimos, y nunca cargo con ello, siempre me los zampo enteros jeje.

Pues llevaría unos 200km desde Kumul, cuando iba rodando tranquilamente por la autopista, cuando de repente delante de mi ha parado un autobús que iba sin pasajeros, solo el conductor. Me acerco a la puerta para ver qué quiere y me hace un gesto de que suba la bici que me lleva. Y yo "pues vale" porque al tener solo 30 días de visado en China, y tener que hacer más de 4000km, me tendría que pegar auténticas palizas todos los días para llegar a Pekín antes de que se me acabase.
El tio no me abre el portón del equipaje, me dice que suba todo y lo ponga en el pasillo o en los asientos jaja. Yo flipo un poco.

El hombre es un auténtico personaje, está loco, y es super agresivo al volante, va pitando a todos los camiones y coches que se encuentra, pega frenazos sin venir a cuento, en un peaje había una fila enorme de camiones, y el tio por no esperar se ha metido por el arcén. Y le ha visto la policía, lo han parado y lo han multado. Después de la multa un cabreo impresionante, yo pensé que me iba a echar del autobús, ya contaba con ello, pero no, ha pagado su rabia con el resto de conductores de la vía, pitando el doble que antes.

En los peajes me ofrecí a pagarlos a medias, pero se negó a aceptar ni un yuan mio. La comunicación con él es casi imposible, no habla nada de inglés, y yo intentando omunicarme con el traductor, pero no hay manera, no me entiende.
Tanto es así que yo pensaba que me iba a llevar solo hasta el pueblo siguiente, yo le iba diciendo nombres de los siguientes pueblos o ciudades para saber a dónde se dirigía, pero no había manera, no entendía nada de lo que le decía.

Así que la estrategia fue dejarse llevar, "bueno, ya parará en algún lado" pensé, y así fueron pasando los kilometros, y los pueblos y ciudades.
A las 19:00 cuando empezó a anochecer el tio me mandó a la parte de atrás a dormir, ahí comprendí que iba a ser un viaje largo.

Imaginaros mi situación, yo solo en un autobús con un tio un poco desequilibrado y sin tener ni idea de a dónde me dirijo. Qué grande es viajar!!
Os juro que no exagero si os digo que el tio se ha fumado 3 paquetes en 10 horas. Nunca había visto a nadie fumar tanto, se acaba un cigarro y se encendía el siguiente, sin descanso, así todo el rato, brutal.

Por la noche se quedaba totalmente sobado, y yo le daba agua, comida, le compré una pepsi en una de las paradas pero no la quiso, pensé mil veces en decirle que me bajara en la siguiente salida, pero a ver qué hacía de madrugada en alguna salida de la autopista teniendo que buscar a oscuras algún sitio donde poder pasar la noche. Llegué a pasar algo de miedo, ojo era un miedo 100x100 vial, a que se quedase dormido al volante y tuvieramos un accidente, en ningún caso me he sentido inseguro en otro sentido, ni en el autobús, ni en China, que es un país super seguro, ni en todo el viaje.

Es el peor conductor que he visto nunca, lo único bueno es que no iba muy rápido, más bien iba pisando huevos. En plena madrugada no se le ocurre otra cosa que sacar el micro y ponerse a cantar como un perturbado, tengo varios videos, un descojone, yo me alegré, ya que así no se dormía al volante.

Y por fin paramos en una estación de servicio a dormir, él tirado en un colchón en el pasillo del autobús y yo en los asientos, el tio roncaba como una bestia, así que no ha sido la mejor noche del viaje ni mucho menos.
Por lo menos por la mañana y enseñándole un mapa me quedó claro que nos dirijiamos a Lanzhou. Me dejó en una gasolinera a unos 80km de la ciudad, y escribió algo en un papel. Esta vez sí que hizo el gesto con la mano de que quería dinero, pero con una sonrisa le he dicho "no money" y ahí terminó nuestra extraña relación..

Pues lo que iban a haber sido 10 días por el desierto, lo he hecho en solo 2.
¿Qué supone esto? Que tengo más tiempo, ahora estoy en Lanzhou, ciudad que en ningún momento entró en mis planes visitar, pero aquí estoy, cosas de viajar a la aventura. Y estoy a unos 600km de Xian, que será la próxima ciudad donde descanse. Podré ver los guerreros.


















7 comentarios:

Anónimo dijo...

Impresionante Nando! Nos hiciste pasar muchísima espectación y emoción con tu aventura autobusera... me alegro muchísimo de que estés viviendo tantas aventuras! No veo el momento de verte y que nos cuentes todo esto en persona. Eres genial! Sigue así que cada pedalada te queda una menos hasta Hong Kong, si... Hong Kong casi la otra punta del mundo... INCREIBLE!!! Ánimo campeón

Anónimo dijo...

Que emocionante Nando.y que suerte la nuestra de poder compartir tu aventura.no dejes de escribir en cuanto puedas que tus seguidores estamos ávidos de noticias.adelante campeón. Muchos besos.Cartagena

Luis Rodríguez dijo...

Te descubro en la contraportada de ABC mientras me tomo un café en El Raso, seguro que te suena :-) Disfruta de la experiencia y de la vida.

Velarde dijo...

Increible Montes como siempre. Sigue disfrutando de la bici, del viaje, de la gente y de la experiencia inigualable. Un abrazo

Anónimo dijo...

Hola Fernando, lo del autobusero brutal, yo a la primera de cambio me hubiera bajado, ¡¡¡ole!!! por tu temple. Ya sabes mirando siempre al frente sin dejar de pedalear.

GUSTAVO dijo...

¡¡¡¡BRAVO...!!!!.. UNA SUPERAVENTURA, CONOZCO ESA ZONA DE LA MARAVILLOSA CHINA Y PUEDO ASEGURAR QUE ES TAL Y COMO LO NARRAS..... lastima que no pudieras ir a Dunhuang.. Y VIOSITAR EL OASIS DE LA MEDIA LUNA .. ES IMPRESIONANTE , ASI COMO LAS CUEVAS DE MOGAO ... es la China que esta desconocida para occidente, en Lanzhou habras pasado calor, al estar rodeada de montañas, alli nos pusimos morados de comer pinchitos de cordero una noche, en fin eres un maquina ....un ejemplo para muchisimas personas que solo ven el rincon donde se sientan y temen lo que fuera pudiera existir... la provincia de Yunan es impresionante , lastima que termines en Hong Kong tu viaje por China, y justo en la misma frontera con Vietnan estan las cataratas Detian, sin darte cuenta estas pisando territorio vietnamita al pasear por entre sus saltos de agua...animo y adelante...Y RECUERDA QUE ¡¡¡...NADIE PUSO PUNTO FINAL AL HORIZONTE....!!!

Ever Garrido dijo...

Tu narración del viaje es como un soplo embriagante de libertad.
Que increíble!
Debe ser muy apasionante lo que has vivido, estoy seguro que no cuentas miles de cosas pequeñitas que te pasan y que son mágicas.....
Por favor sigue escribiendo de cómo se siente estar en esa carretera en esa tienda. No descartes los detalles que creas que son insignificantes. He leído tu Aventura en El país del día de hoy 1 de Noviembre cuando ya has llegado a Pekín! Tio sufres de una de las locuras más sanas! Que grande eres!